Didi Hock
+
Cristián Rojas

Didi Hock



Kodak girl, 2016, Collage, impresión fineart, 90 x 60cm.


El proceso de la fabricación de Kodak girl comenzó a mediados de los 1980 en un estudio fotográfico en Alemania. El resultado visual de tal sesión encontró su sitio en un álbum del cual tomé posesión después de la muerte de mis abuelos. Contra todo pronóstico, al enfrentar este archivo ahora, el contenido visual no revela su potencial afectivo en mi mirada. Ninguna conexión entre la imagen y el cuerpo crecido de la referente. Solo al dar la vuelta a esa extraña imagen de mí en una alfombra peluda, se me abren los ojos. Mi foto personal resulta ser una representación del acontecimiento fotográfico en su función como una de las lecciones de la feminidad. Estandarización, mimetismo, normalización. El género como un sistema de representación. El proyecto presuntamente autobiográfico se convierte en autohistórico, mi historia personal se conecta a ciertas historias de las convenciones del retrato infantil de estudio y del archivo familiar. Primeramente la fusión de la parte expuesta de la foto con las anotaciones de su reverso me aproxima a lo que la imagen muestra “de verdad”: la escenificación de una chica Kodak en toda su pleniblanquitud.

Cristián Rojas



Hand girl, 2017, Collage, lana y lápices de colores sobre cartón, 90 x 60 cm.


La obra que llegó a mis manos es una fotografía de la artista cuando niña intervenida por ella con un marcador negro que tacha la palabra “paper” (papel) por “girl” (niña) en la frase propia del papel fotográfico: “This paper manufactured by Kodak”. La obra, en su proceso de fabricación es, en su mayor parte resultado de un proceso foto-mecánico hecho en un estudio fotográfico que luego la artista releyó y recreó, dándole un nuevo sentido, por cierto, crítico a la representación femenina-perfeccionista de la imagen.

En cuanto a la intervención de esta obra, me llamó la atención primero la posición de las manos, que le dan un ritmo, gracia y soporte a toda la imagen, por eso la recorté y pegué en la misma posición en un formato similar pero negro, creando un duplicado antagonista de la obra original; es el opuesto a la imagen diáfana, genérica, escenificada y en cierto modo fría y mecánica de esta fotografía representativa del paradigma occidental de una niña blanca y rubia, asociado a la luz, lo bueno, la inteligencia, lo puro, bello, etc., canon anhelado también en nuestro país profundamente racista.

Por otra parte, el método de trabajo de la obra es también opuesta a la original, es manual, hecho con materiales nobles como la lana, los lápices de colores dispuestos muy sutilmente; no pretende imitar a la fotografía, al contrario, se desmarca de esta tomando prestada sólo las manos para hacer una composición análoga a la original. De este modo tenemos la disyunción lúdica de que el recorte de las manos de la niña retratadas mecánicamente por una máquina fotográfica, al insertarse en el nuevo formato pasan a ser el único elemento no hecho manualmente en la composición. De ahí la transformación de la frase original por: “This girl manufactured by hands”.

Como se ve, el tema se centra en la imagen de las manos, la que construye el soporte simbólico discursivo en respuesta al de la artista retratada.

Didi Hock (Alemania, 1982) vive en Hamburgo, Alemania, y se dedica a la auto-etnografía artística, a través de la fotografía, del collage, del vídeo, y de la escritura. Sus trabajos tratan de la enfermedad crónica, del dolor, del género y de la sexualidad, de la construcción racista de cuerpos y miradas, así como de la memoria y de la auto-historia. Su contribución a Caleuche -"Kodak Girl"- pertenece a una serie llamada "Con mirada de hija", en la cual Didi Hock trata de intervenir en el álbum familiar como parte del proyecto "Viaje en el tiempo" comenzado en 2016.

Cristián Rojas (Chile, 1971). Licenciado en Artes Plásticas, mención grabado, Universidad de Concepción. Presidente de la Asociación de Pintores y Escultores de Chile filial Concepción. Desde 1993 al presente hay un constante perfeccionamiento técnico y pedagógico con seminarios y capacitaciones en acuarela, grabado, dibujo, escultura, educación artística y proyectos de difusión cultural. Experiencias volcadas en talleres comunitarios, clases particulares, múltiples exposiciones y en participaciones destacadas en diversos concursos nacionales e internacionales de plástica. Actualmente vive en Concepción e integra el Taller de grabado “Falucho 41” de Talcahuano.

ENLACES

Didi Hock

Cristián Rojas